1 de mayo 2016

Desde la Realidad del Trabajo Reclamamos un Cambio Liberador

 

La Delegación Diocesana de Pastoral Obrera de Zaragoza, y las realidades que la integran: movimientos (Joc, Hoac, Hermandades del Trabajo), religiosas en barrios, parroquias obreras… queremos aprovechar esta fecha para recordar “que el trabajo humano es una clave, quizá la clave esencial, de toda la cuestión social” (Juan Pablo II, Laborem exercens 3) y, teniendo en cuenta las palabras del Papa Francisco a los movimientos populares, subrayar la necesidad de un cambio real y liberador, reclamado por las múltiples exclusiones e injusticias que se manifiestan en: el mundo del trabajo, en la realidad de migrantes y refugiados, en las mujeres maltratadas o asesinadas por la violencia machista, en tantos jóvenes privados no sólo de trabajo sino de futuro y en tantos pueblos sometidos por la violencia y la guerra. Nos referimos a un cambio de estructuras porque este sistema ya no se aguanta:

  • no lo aguantan los trabajadores, porque la forma en que se organiza el trabajo hoy no es compatible con una vida digna: tener o no trabajo, un salario suficiente para poder vivir, realizar el trabajo en condiciones dignas o no, son aspectos que posibilitan el crecimiento y el desarrollo de las personas o lo impiden.
  • No lo aguantan los migrantes y refugiados, que ven como sus esperanzas e ilusiones de una vida mejor se ven frustradas por una cultura de la indiferencia, que los descarta y somete a situaciones inhumanas de hacinamiento, pobreza extrema y sufrimiento, cuando no una muerte prematura.
  • Tampoco lo aguantan los campesinos, los pueblos, la Tierra; e incluso entre quienes creen beneficiarse con este sistema, crece la insatisfacción y esperan un cambio que los libere de la tristeza individualista que esclaviza.
  • Ni lo aguantan los jóvenes, que ven como el paro juvenil se aproxima al 50%, lo que proyectado hacia el futuro nos hace ver el fantasma de una juventud desocupada, sin horizontes, abocada a formas de precariedad y pobreza.

Desde este convencimiento, hacemos nuestra la invitación del Papa Francisco a convertirnos en sembradores de cambio, de semillas de esperanza en el mundo obrero y en las periferias olvidadas del planeta:

  • Ayudando a descubrir que esas injusticias no son realidades aisladas, sino que responden a un sistema que ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo sin pensar en la explotación laboral, la exclusión social o la destrucción de la naturaleza.
  • Alentando un cambio en nuestras vidas, en nuestras realidades cercanas y cotidianas… sin olvidar que la interdependencia planetaria requiere respuestas globales a los problemas locales.
  • Proponiendo la globalización de la esperanza, que nace desde abajo y crece entre los pobres, para sustituir la globalización de la insolidaridad e indiferencia.
  • Planteando un cambio de estructuras acompañado de una sincera conversión de las actitudes y del corazón, que evite que se burocratice o corrompa.

Cambio que nos lleva a asumir un compromiso motivado por el amor fraterno y que se revela contra la injusticia social para construir una sociedad más inclusiva; un compromiso motivado no por datos y estadísticas, sino por acoger el clamor de los pobres haciendo nuestras las heridas de la humanidad doliente, de un mundo obrero herido y castigado en el paro, en la precariedad, los inmigrantes y refugiados abandonados… Eso es lo que nos conmueve, nos mueve y nos lleva a unirnos a otros para actuar juntos y realizar aquellas tareas que nos ayuden a construir un mundo más justo:

  • Un trabajo decente que nos permita vivir con dignidad, realizarnos personalmente y construir la fraternidad universal.
  • Poner la economía al servicio de las personas y de los pueblos.
  • Unir nuestros pueblos en el camino de la paz y la justicia, oponiéndonos a las viejas y nuevas formas de colonialismo que impiden el encuentro entre pueblos y culturas.
  • Defender la madre tierra, la casa común de todos que está siendo saqueada, devastada y vejada impunemente.

1mayo16_actos_comunicado

para compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *