SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES DE AUTOBUSES URBANOS DESPEDIDOS Y DEFENSA DE UN TRANSPORTE URBANO PÚBLICO Y DE CALIDAD

“El actual sistema económico nos está llevando a la tragedia” (Papa Francisco)

La Delegación Diocesana de Pastoral Obrera de Zaragoza manifiesta su solidaridad con los 153 trabajadores de autobuses urbanos despedidos mediante un ERE de extinción, y con las justas acciones  y reivindicaciones que, en defensa de los puestos de trabajo y del servicio del transporte urbano  público, vienen desarrollando el resto de la plantilla y diversos colectivos ciudadanos. Y lo hacemos conscientes de que “la solidaridad, que es el tesoro de los pobres, se considera a menudo contraproducente, contraria a la racionalidad financiera y económica”, como recientemente señalaba el Papa Francisco.

Entendemos que este conflicto es un claro ejemplo de esa lógica deshumanizadora que se está imponiendo en las finanzas y la economía, y que reduce a los trabajadores a objetos que pueden ser usados para aumentar los beneficios y luego ser desechados. No podemos olvidar que, tras esta importante destrucción de puestos de trabajo, está una gestión de Autobuses Urbanos de Zaragoza (AUZ) movida por meros intereses especulativos financieros, con una connivencia de los poderes políticos que, lejos de promover el bien común, favorecen esos intereses privados. Afirmamos que la situación de estos trabajadores es fruto de una nueva tiranía del dinero, muchas veces invisible, que imponen de forma unilateral y sin remedio posible, los poderes económicos, financieros y políticos con sus leyes y sus reglas.

A este respecto cabe recordar que AUZ, la actual concesionaria del servicio de autobús urbano, estaba gestionada por Doughty Hanson, una sociedad de capital riesgo que poco después de haber obtenido la concesión se la vende a otra empresa, la mexicana ADO. En este juego especulativo, los despidos, los recortes y la reestructuración de la plantilla son fruto de una política laboral inhumana, que sólo buscaba recortar costes para facilitar la venta especulativa.

Junto a esta denuncia de las agresiones a los trabajadores y trabajadoras del servicio de transporte, queremos señalar los riesgos que entraña dejar el transporte público en manos  de este tipo de “fondos buitre”, auténticos depredadores cuya única finalidad es obtener los máximos beneficios en el mínimo tiempo posible, sin que para nada importen las necesidades de movilidad de los ciudadanos y ciudadanas, que sólo son contempladas como motivo de negocio.

Ante este estado de cosas, queremos llamar a los ciudadanos y ciudadanas a comprender y apoyar las justas reivindicaciones de estos trabajadores, aunque en algún momento puedan causarnos algunas molestias, recordando la llamada del Papa Francisco a luchar contra la “globalización de la indiferencia” pues, como nos recordaba, vivimos una situación en la que “los ídolos quieren robarnos la dignidad y los sistemas injustos quieren robarnos la esperanza”. Por ello unimos nuestra oración a la del Papa pidiendo al Señor “que nos ayude a ayudarnos entre nosotros, a olvidar el egoísmo, y que nos enseñe a luchar por el trabajo”.

Zaragoza, 8 de octubre de 2013

Delegación Diocesana de Pastoral Obrera de Zaragoza

Descargar en pdf

para compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *