EN APOYO DE LAS MOVILIZACIONES Y REIVINDICACIONES DE LOS AFECTADOS DEL IAI

¡Ay de los que decretan decretos injustos… que dejan sin defensa al desvalido y niegan sus derechos a los pobres de mi pueblo! (Is 10, 1-2)

Yo vine para que tengan vida, y la tengan en abundancia (Jn 10, 10)

Desde la Delegación diocesana de Pastoral Obrera de Zaragoza queremos mostrar nuestra solidaridad con las acciones de protesta por los incumplimientos de la normativa del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI), y nuestro apoyo las justas reivindicaciones que se vienen realizando en torno al mismo.

Recordamos que el IAI representa la última tabla de salvación frente al hambre y los desahucios para muchas personas y familias, especialmente aquellas en situación de precariedad y vulnerabilidad extremas. Se trata de un programa orientado a la normalización e integración de aquellas personas en situación de necesidad o de marginación que, cuando más necesario y urgente se hace, en vez de ser financiado de forma adecuada se ve sometido a irregularidades (retrasos injustificados en la resolución de estas ayudas que impiden a las personas afectadas comprar alimentos, pagar el alquiler, la luz, o las medicinas…) y recortes por parte del Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, sin que los usuarios puedan reclamar su cumplimiento, al tiempo que propone ayudas de urgencia privadas que favorecen a intermediarios, confundiendo los que son derechos y prestaciones con beneficencia.

Consideramos que se trata de una consecuencia más de la dictadura de la economía que denunciaba el Papa Francisco “Hemos creado nuevos ídolos. La antigua veneración del becerro de oro ha  tomado una nueva y desalmada forma en el culto al dinero y la dictadura de la economía, que no tiene rostro y carece de una verdadera meta humana (…) El dinero tiene que servir, no gobernar” (Discurso ante nuevos embajadores en la Santa Sede)

Por ello, desde la Delegación de Pastoral Obrera:

  • manifestamos nuestra oposición al Anteproyecto de Ley del Ingreso Aragonés de Inserción, por entender que atenta contra un derecho básico que afecta a las personas y familias más necesitadas,
  • defendemos un ingreso mínimo que garantice unas condiciones dignas de vida para todas las personas
  • por ello, entendemos que se ha de avanzar en el reconocimiento de una renta mínima de ciudadanía, o renta básica, como derecho social subjetivo, sin ningún tipo de contraprestación como en este momento contempla el IAI
  • finalmente, invitamos a la comunidad cristiana, y a la sociedad aragonesa en general, a tomar conciencia de la gravedad de la situación y a apoyar las movilizaciones de las personas afectadas por los actuales y futuros recortes de derechos.

 

Zaragoza, 17 de septiembre de 2013

Delegación Diocesana de Pastoral Obrera de Zaragoza

para compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *