Retiro: Esperanza en tiempos indignados

Este sábado, 26 de noviembre, será el Retior que organiza la Delegación.  Será en la Parroquia San Gregorio Ostiene, Avda San Gregorio 14 (Bº San Gregorio, cercaa del Hospital Royo Villanova) El horario será de 10 a 14 horas.
El contenido es “Esperanza en tiempos indignados (de crisis)” y estará animado por Alvaro Franch.

VER CARTEL DE LA CONVOCATORIA

“Venid a mí todos los que estáis cansados…” Saber descansar se nos presenta como una gran necesidad vital. ¡Qué vigencia tienen estas palabras de Jesús! Hay que saber descansar, ya que es posible que estemos afectados por un tipo de cansancio mucho más hondo que el físico: es el cansancio existencial, que consiste en realizar actividades sin saber “por qué”, ni “para qué”, ni sus consecuencias (algunos hablan de “idiotez moral”); es un vivir vacío y sin sentido, sin proyecto último.

Descansar es saber parar para vivir, amar, reír, ser. Pero no es fácil. Los problemas nos absorben y perdemos horizonte. Por eso, se precisa tomar distancia para conseguir libertad y mirarlos cara a cara con objetividad. Descansar es reconciliarse con la vida; disfrutar de manera sencilla, cordial y entrañable del regalo de la existencia; es hacer la paz en nuestro interior; reencontrarnos con lo mejor de uno mismo y posibilitar que reaparezca la capacidad de fijarse y observar, es lo que se llama “contemplación”, a fin de descubrir toda esa vida rica que no se ve. Las cosas y la vida nos hablan…

Descansar es saber vivir con uno mismo. No cabe duda que necesitamos salir al aire libre, interrumpir el trabajo y el ritmo ordinario, encontrarnos con la naturaleza y con toda esa vida, que el ajetreo y las prisas nos impedían disfrutar. Descansar es tomar conciencia de que uno está vivo, mirar con mirada limpia a la gente, amar las cosas sencillas y buenas, es tomar tiempo para llevar un ritmo de vida equilibrada, que ponga en juego y posibilite el que afloren todas las dimensiones de la vida, como lo afectivo, lo relacional. Para ello, se precisan zonas verdes de aireación. Para ello precisamos ser liberados de la asfixia que el activismo acelerado, nerviosismo o la huida nos atenazan. Abrirnos a Dios es encontrar el verdadero descanso. “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”, nos dice Jesús.
para compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *